Hoteles y restaurantes para conocer la parte más exclusiva de Francia

Francia es definitivamente el país del buen vivir, y cuenta con una diversidad enorme de ambientes y terrenos, lo cual lo convierte en uno de los países más visitados del mundo. Si aún no conoces su cultura, es el momento perfecto para adentrarte en su gastronomía, conocer sus impresionantes paisajes y relajarte en algunos de sus lugares más exclusivos.

Nuestro país vecino puede presumir de una situación geográfica especial, continental y mediterránea, alpina y marítima, un espacio para todos los gustos que seduce a todos sus visitantes. Gracias a su memorable historia, hoy nos deja grandes monumentos como Versalles, sus preciosas catedrales por todo el país, el Monte Saint- Michel o sus numerosos castillos de cuento.

Una de las ciudades más destacables es obviamente, París, capital del lujo, admirada por el mundo entero, con la Torre Eiffel y los Campos Elíseos a la cabeza de sus puntos estrella. Su naturaleza es infinitamente variada. Nada tienen en común los pueblos de las laderas de Provenza y las salvajes costas bretonas, o el viñedo borgoñón y las cimas de los Alpes. Sin embargo, todas estas regiones tienen un denominador común: la gastronomía, emblema del arte de vivir a la francesa.

Vamos a recomendar dos hoteles que jamás dejarían indiferente a ninguno de huéspedes. El primero de ello es el Hotel Anne de Bretagne, una escapada gourmet a la orilla del mar, la cocina corre a cargo de Mathieu Guibert, y se definiría como marinera y creativa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Maison Anne de Bretagne forma parte del paisaje salvaje de la costa sur de Bretaña y ofrece un menú inspirado en el mar que defiende la pesca local. El propio chef selecciona cada mañana los mariscos para sus invitados. En su cocina refinada, uno puede redescubrir ingredientes perdidos de hace mucho tiempo, como la salicornia, una pequeña planta rara que crece en aguas salobres. Los productores locales tienen prioridad, especialmente para las verduras y los productos lácteos. Se trata de una es una villa contemporánea de la costa de Jade, y desde las suites y las terrazas de estilo italiano, la vista del océano es increíble.

Otro Hotel con Restaurante que merece la pena visitar es el Bas Rupts et Chalet Fleuri,  una Maison acogedora que ha sido dirigida por las familias Philippe y Witdouck durante cinco generaciones.

 

 

Se compone por un conjunto de chalés de estilo suizo, escondido en el bosque de los Vosgo, y mantiene toda su autenticidad en cualquier estación, entre lago y montaña, numerosas actividades rinden homenaje a la naturaleza. Es un precioso refugio de alta gama. Otro punto fuerte del establecimiento: la gastronomía, además, tiene una carta de vinos excepcional, a la altura de todas las expectativas.

Comparta sus opiniones