¿Verduras que en realidad son frutas?

Si tenemos en cuenta que la fruta es la parte de la planta que tiene las semillas, es, literalmente, su órgano sexual, por otro lado, las verduras se cogen de otras partes de la planta como las hojas, las raíces, los bulbos o los tallos, entonces cuando en el supermercado tienes que pesar el tomate, ¿eliges la opción de fruta o de verdura? ¿has vivido engañado todo este tiempo?

A raíz de la definición anterior, podemos afirmar que el tomate es una fruta, el tomate aparece como verdura en muchas tiendas y supermercados, pero aunque no lo parezca, porque ya lo tenemos socialmente aceptado, el tomate es una fruta.

Esta polémica y confusión con este alimento nace en 1887, cuando Estados Unidos aprobó una ley que gravaba con impuestos a las hortalizas que se importaban, pero no a las frutas. Por lo que muchas empresas de importación de tomates querían demostrar que su producto era una fruta y por tanto, que sus empresas estaban exentas de pagar dichos impuestos. Con el objetivo de darle rigor a su argumento, citaron diccionarios y testimonios de biólogos que evidentemente, demostraron que el tomate, al ser producto del ovario de una flor, es una fruta. La respuesta del gobierno fue clara, decían que al servirse en ensalada o como parte de las comidas y no como postre, era una verdura, por lo tanto tuvieron que pagar. El debate continúa aún en 2018 en muchas conversaciones de sobremesa, ¿vosotros qué pensáis? 

Noticias similares

Comparta sus opiniones